Viajar es llenarte de cultura

Siempre es bueno salir de vacaciones para olvidarnos del estrés del trabajo, del tráfico o de lo que sea que nos haga sentir miserables. Pero no hay que olvidar que visitar otros lugares también puede servir para conocer más sobre nuestra cultura.

No voy a decirte qué lugares son los mejores, parte de ponerte en marcha es estar dispuesto a la aventura y la exploración, estar con la mente abierta para ser sorprendido y comenzar a ampliar tu conocimiento sobre tu propio país.

Sal y busca los sitios donde los antiguos habitantes de México solían hacer sus rituales, los cuales incluían bailes y hasta ofrendas humanas. Adéntrate en los lugares donde se torturaba a la gente por sus faltas y descubre si era tan necesario hacerlo de esa forma y por qué.

Puedes investigar dónde fueron las batallas más importantes de nuestro país y aventurarte a caminar por el lugar donde miles de soldados avanzaron, dispararon y murieron. No importa si fue una victoria o una derrota, sirvió para que seamos el país que somos ahorita.

Uno de mis personajes históricos favoritos es Francisco Villa y siempre quise conocer el lugar donde perdió la vida, mejor dicho, donde se la arrebataron a balazos. Por eso decidí ir a Chihuahua, ahí caminé por las calles donde el general habría pisado y comencé a indagar sobre el Centauro del norte.

Tuve la oportunidad de escuchar anécdotas que me ampliaron el panorama sobre Villa, algunos me decían que era una historia que había pasado de generación en generación, que sus abuelos habían conocido a Don Francisco y lo triste que fue para todos en Hidalgo de Parral su muerte. Dicen que no daban crédito a su fallecimiento, pero supe de primera mano, y casi en el lugar de los hechos, más cosas que lo que un libro o internet me hubieran dado.