Playas ecoturistas y un toque de surf para visitar en Acapulco

Una de las grandes ventajas que tienen las playas mexicanas es que ofrece una experiencia para cada personalidad.

Hablando particularmente de Acapulco, un puerto enclavado frente al Océano Pacífico que, desde que se dio a conocer gracias al arribo de personalidades del mundo del espectáculo y personajes millonarios a mediados del siglo XX ha sido un lugar ideal para vacacionar y tomar el sol.

Desde que te hospedas en alguno de los hoteles en Acapulco comienza la diversión o el descanso, según sea tu plan de viaje.

Si buscas playas tranquilas para descansar, Acapulco te ofrece una amplia gama para visitar.

Ahora que si lo tuyo es la diversión total, Acapulco tienen la fama de nunca dormir, así que también encontrarás muchas zonas y alternativas para hacer de tus vacaciones algo salvaje.

Entre las últimas alternativas que han permeado en la propuesta turística del puerto es el ofrecer alternativas ecoturísticas sin olvidarse de las actividades clásicas como lo es el surf.

Veamos un par de playas que son ideales para el ecoturismo:

  1. a) Playas de Roqueta y Marín

Playa Roqueta y Playa Marín son un par de playas tranquilas y rústicas ubicadas en la Isla de la Roqueta frente a la costa tradicional de Acapulco (Acapulco Náutica).

Estas playas son fantásticas para una relajación tranquila y son excelentes para los ecoturistas. Su único acceso es en barco por lo que hay taxis acuáticos disponibles en Playa Caleta.

Playa Roqueta es la playa principal de la isla. Playa Marín es una pequeña playa remota, subdesarrollada, a la que sólo se puede llegar tomando una pequeña caminata desde Playa Roqueta.

  1. b) Playa Larga

Playa Larga o en inglés “long beach”, es un tramo muy largo de playa en el camino a Barra Vieja y un gran lugar para los ecoturistas y los que les gusta el trópico.

Se trata de una media docena de kilómetros comenzando en Puerto Marqués y poco después de Playa Revolcadero.

Aquí uno puede encontrar lugar para hacer campamento, un criadero de tortugas marinas y también hay lugares para hospedarse si no lo deseas hacerlo en una tienda de campaña.

Las playas suelen ser muy tranquilas sin vendedores ambulantes.

A diferencia de otras playas de Acapulco, Playa Larga no tiene una vista hacia las montañas.

El acceso se realiza mejor en coche. El viaje en taxi es largo y costoso y será difícil encontrar uno para el viaje de regreso. En este caso es importante dejar unos 30-45 minutos para regresar al centro de Acapulco.

En cuanto a playas que son ideales para el surf, te recomendamos ampliamente Playa Bonfil.

Playa Bonfil es una playa popular para los surfistas.

Se encuentra justo detrás del aeropuerto internacional de Acapulco y es mejor llegar en coche. La calidad de las olas se describen como “clásico regional”.

Las olas pueden ser fuertes, el fondo es de arena y las olas vienen tanto a la derecha como a la izquierda por lo que se prestan para que el surf sea rápido.

El tamaño del oleaje comienza en un metro y llegan a sostenerse hasta los 2.5 metros.

A menudo esta playa es descrita como una playa remota del paraíso, cuenta con sólo unos cuantos servicios disponibles (alimentos y bebidas).

Playa Bonfil también es el anfitrión de una serie de condominios de lujo, situados en un paisaje tropical.

Read More

Crucé cielo mar y tierra por ella

Mis últimas vacaciones, si es que así podemos llamarlas, fueron de lo más románticas, raras, dolorosas e intrépidas. Permítanme contarles por qué. Justo antes de terminar la universidad estuve saliendo con una chica de la cual me enamoré perdidamente, sentía que la amaba y que quería que formara parte de mi vida. No había llegado el momento de pedirle que fuera mi novia y formalizar la relación, lo haría dos semanas después de abandonar la escuela, en una fecha cerca de su cumpleaños, pero para mi mala suerte, nunca me enteré que ese mismo día ella estaría en Huatulco con su familia.

Bien dicen que el corazón no entiende de razones y no pude esperar a que regresara, necesitaba decírselo ese día. ¿Por qué? Porque fue ese mismo día, unos antes de su cumpleaños, cuando sentí el primer flechazo hacía ella. Lo sé, soy un cursi. Así que conseguí un boleto de avión y me lancé en su búsqueda. Gasté bastante dinero para conseguir uno en calidad de urgente. Al llegar al hotel donde me enteré que se estaba hospedando no la encontré, por un momento pensé que me había equivocado, pero mi salvación fue que me encontré con su hermano. Me dijo que estaban haciendo un recorrido en lancha y corrí hacia allá.

En la costa de donde había zarpado su bote me dijeron que ya habían partido hace cinco minutos y que volverían en media hora o 45 minutos, no tengo idea por qué no quise esperar pero me aventé un clavado y alcancé el bote, casi me ahogo, pero me trepé a la embarcación y le dije: “Crucé cielo, mar y tierra sólo para preguntarte… ¿Quieres ser mi novia?”. Ella se sonrojó tanto que parecía estar doblemente quemada pero al final dijo que sí. Las locuras que uno hace por amor.

Read More